.

.

martes, 10 de enero de 2012

En el bosque



Esa noche fue mágica. Los fuegos artificiales iluminaban el cielo reflejándose en el oscuro mar. El bosque se sentía más húmedo que nunca, las flores dormían y los árboles charlaban, un terrible escalofrío recorrió cada una de mis vértebras. Tus manos leyeron mis pensamientos y con una delicada caricia calmaron todas mis inquietudes, las fulminaron, reemplazándolas por dulces pensamientos. Tus labios presionaron suavemente los míos y mis manos se ataron a las tuyas, a nuestro alrededor no hubo más que silencio, el sol contempló nuestro bello despertar.

2 comentarios:

♥ Gracias por comentar ♥

♥ Escribe: