.

.

domingo, 16 de agosto de 2015

Mis vecinos








Siempre me he preguntado ¿qué sentido tiene sentarse en la terraza de la casa con un equipo de sonido que mide dos metros y medio si no hay fiesta ni celebración?
Eso mismo está ocurriendo ahora frente a mi casa. Este hombre no sabe escuchar música en privado, no debe saber lo que es eso, no me interesa conocer sus gustos musicales. Es realmente perturbante cuánto ruido genera.
Y lo peor es, que por alguna razón a otro vecino le provoca hacer lo mismo, entonces más ruido todavía, dos canciones diferentes sonando al mismo tiempo al máximo volumen.
Algunas personas no tenemos unos buenos audífonos con los que abstraernos del mundo y sentirnos nuevamente tranquilos. Infortunadamente las paredes de mi casa no ayudan mucho con la causa.

*Por otro lado, sé que he tenido este blog MUY abandonado, pero tengo una razón. el año pasado me mudé de casa y desde entonces no había tenido conexión de internet. Todo un calvario para mí, pero bueno, aquí estoy de nuevo para contarles las cosas que me ocurren y lo que pasa por mi cabeza. De verdad no desapareceré jajaja, los espero de nuevo, cariños míos, no los he olvidado.*

No hay comentarios:

Publicar un comentario

♥ Gracias por comentar ♥

♥ Escribe: